domingo, 27 de mayo de 2012

May 25th : Venerable Bede Festivity


San Beda el Venerable fue un monje inglés del siglo VII y uno de los apóstoles de Inglaterra y padres de la historia cristiana Inglesa, cuyo nombre coincide con las iniciales de Bilingual English Development & Assement (BEDA). Escuelas Católicas de Madrid tomó como referencia a este ilustre monje ya que nuestro programa pretende potenciar el inglés sin alterar nuestros valores cristianos.

 El nombre de Beda o Baeda en lengua sajona quiere decir oración. San Beda, “padre de la erudición inglesa” como lo definió el historiador Burke, murió a los 63 años en la abadía de Jarrow, en Inglaterra, después de haber dictado la última página de un libro suyo y de haber rezado el Gloria Patri. Era la víspera de la Ascensión, el 25 de mayo del 735. Cuando sintió que se acercaba la muerte, dijo: “He vivido bastante y Dios ha dispuesto bien de mi vida”.

Beda nació en el año 672 de una modesta familia obrera de Newcastle y recibió su formación en dos monasterios benedictinos de Wearmouth y Jarrow, en donde fue ordenado a los 22 años.

Las dos más grandes satisfacciones de su vida las condensó él mismo en tres verbos: aprender, enseñar, escribir. La mayor parte de su obra de escritor tiene su origen y finalidad en la enseñanza. Escribió sobre filosofía, cronología, aritmética, gramática, astronomía, música, siguiendo el ejemplo de san Isidro. Pero san Beda es ante todo un teólogo, de estilo sencillo, accesible a todos.

Se le presenta como uno de los padres de toda la cultura posterior, influyendo, por medio de la escuela de York y la escuela carolingia, sobre toda la cultura europea. Entre los monumentos insignes de la historiografía queda su Historia eclesiástica gentis Anglorum, que le mereció ser proclamado en el sínodo de Aquisgrana, en el 836, “venerabilis et modernis temporibus doctor admirabilis”. Le gustaba definirse “historicus verax”, historiador veraz, consciente de haber prestado un servicio a la verdad.

Terminó su voluminosa obra histórica con esta oración: “Te pido, Jesús mío, que me concediste saborear con delicia las palabras de tu sabiduría, concederme por tu misericordia llegar un día a ti, fuente de sabiduría, y contemplar tu rostro”. El Papa Gregorio II lo había llamado a Roma, pero Beda le suplicó que lo dejara en la laboriosa soledad del monasterio de Jarrow, del que se alejó sólo por pocos meses, para poner las bases de la escuela de York, de la que después salió el célebre Alcuino, maestro de la corte carolingia y fundador del primer estudio parisiense.

Después de haber dictado la última página de su Comentario a san Juan, le dijo al monje escribano: “ahora sosténme la cabeza y haz que pueda dirigir los ojos hacia el lugar santo donde he rezado, porque siento que me invade una gran dulzura”. Fueron sus últimas palabras.






In A.D. 731, the Venerable Bede (Beda), a monk at Jarrow, wrote a very important work called the Ecclesiastical History of the English People . . . in Latin.
Bede made Latin an important part of learning in England by writing about grammar, poetry, astronomy, Greek and Latin literature, arithmetic, and Biblical exegesis. All of the subjects were written in Latin.
The achievements of the Northumbrian renaissance lay in many fields.
Although the achievements of the Northumbrian revival lay in many fields; such as, art, architecture, poetry, paleography, and manuscript illuminations, the supreme achievement of the age was the scholarship of the Venerable Bede (673-735).
In the writings of Bede, particularly his History of the English Church and People, the intellectual tradition of Western Europe attained a level unequaled since the fall of Rome; and it remains to this day our principal source of knowledge of Anglo-Saxon England in those dim and distant times.
Bede's broad historical vision and his sense of structure and unity, set his work apart from the dry annals and credulous saints' lives which typified the historical writing of his day.
In Bede's hands, the history of the British people and the Anglo-Saxons, and the rise of Christianity among them, acquired shape and direction.
Bede was one of the first to propose a calendar that would reckon the years backward and forward from the "birth of Christ".

0 comentarios:

Publicar un comentario