jueves, 8 de noviembre de 2012

¡FELIZ 50 CUMPLEAÑOS !

Érase una vez un sueño y una mujer…
Los cuentos no suelen empezar así, quizá porque podemos creer en cuentos de hadas y princesas, pero nos cuesta creer en nuestros sueños. Rosario Velasco, sí. Marcada desde su infancia por los principios educativos de Santa Cándida María de Jesús, un día decidió ir más allá de los colegios de las Hijas de Jesús de entonces, y buscar un lugar donde la Madre Cándida habría fundado de haber nacido en esos tiempos. Así, hacia 1960, conoció el barrio de Orcasitas. Entonces, sólo eran un puñado de casuchas sobre barro, con gente venida a la capital en busca de trabajo y un futuro mejor para sus hijos… Y este fue el lugar. Aquí, hace 50 años, empezó la historia del Colegio María Reina.
Un colegio no es un espacio donde dejar a los niños unas horas, o donde llenar sus cabezas de datos y fechas. Un colegio es parte de un barrio, palpita y crece con él; y esto lo supieron bien la Madre Rosario y el Padre José María, que se acercaron a los vecinos para colaborar con ellos en la mejora de las casas, las calles, la vida, el colegio…
50 años después, aquí seguimos. Un colegio pequeño, una “casita” donde nos conocemos todos, donde ninguno es imprescindible, pero donde, si alguno falta, se le echa de menos. Intentando educar a los alumnos que nos llegan no sólo en contenidos y procedimientos, sino también (sobre todo) como personas: aprender a reconocer qué sienten y cómo crecer con ello, respetar y aprender de todos (cada uno con sus grandezas y debilidades), sonreír, no rendirse… A veces nos dan ganas de tirar la toalla, pero entonces, un exalumno viene a saludarnos, a contarnos cómo le va la vida, a echarnos una mano, a pedirnos ayuda, a traernos a sus hijos…, y sabemos que aún confían en nosotros, que aún queda sueño para rato.
Integración, Compensatoria, Enlace, Diversificación, unos a Bachillerato, otros a FP, visitas y actividades extraescolares… Desde hace un año, BEDA y el Programa 43.19. Sueños que son parte de nuestro caminar de siempre y nuevos sueños que no son nubes a las que mirar boquiabiertos, sino impulsores de diálogo y trabajo en equipo, abiertos al barrio que nos ha acompañado estos 50 años. Decididos e ilusionados para seguir 50 años más creciendo juntos.



0 comentarios:

Publicar un comentario